domingo, 9 de julio de 2017

Mitos sobre la leche


La leche de vaca implica la utilización y manejo del animal de tal forma que casi siempre provoca sufrimiento, esta es una de las razones por la cual no debe ser consumida (o mejor dicho demandada, para evitar la producción de la misma. La situación en la cual se ordeña a una vaca que está libre y no es tratada con violencia no es de lo más común ni está cerca de serlo, sino todo lo contrario, son encerradas y sometidas a experiencias seguramente horrorosas. Por esto las personas veganas se oponen al consumo de lácteos en general, sin embargo algunos utilizan otros argumentos para no consumirla y debido a que creo que tenemos que utilizar argumentos no falaces y no inventar datos para promover una idea justa me veo en la obligación de desmontar los mitos sobre la leche de vaca.
Estos mitos tal vez puedan ayudar a la reducción del consumo de leche de vaca en una primera instancia y desde un consecuencionalismo ingenuo se los podría defender, pero a largo plazo las mentiras perjudican al movimiento, más aún si esperamos en el futuro tener una sociedad más racional y que utilice las evidencias para tomar decisiones.

'La leche causa pérdida de calcio' 'En los países donde se consume más leche hay más osteoporosis' 'las dietas ácidas alteran nuestro ph'

Este mito parece tener sustento en la idea de que la proteína y los fosfatos que contiene la leche nos ‘acidifican’, esta acidificación estaría acompañada de una pérdida de calcio en la orina y por lo tanto la conclusión es: la leche te hace perder calcio. Sin embargo esto contradice la mayor parte de la evidencia disponible, que nos indica que el aumento de ingesta de fosfatos no tiene ningún efecto adverso en los huesos[i]. Así que el mito estaría enterrado desde el principio, pero si uno quiere llevarlo a 10 metros más bajo tierra podría ver la evidencia sobre la supuesta acidificación del metabolismo que produce la leche, el impacto de cambiar el ph de la dieta y la asociación con la osteoporosis, respondiendo a esas inquietudes una por una podemos afirmar que la leche no acidifica el organismo, aunque fuera ácida eso no cambiaría el ph del cuerpo en general (solamente de la orina) y por último no hay relación alguna entre el consumo de leche y osteoporosis.[ii]

'La mayor parte de las personas son intolerantes a la lactosa y por eso no debemos tomarla'

Más allá de que la mayor parte de la población mundial sea intolerante a la lactosa[iii], esto no implica que los que son tolerantes a la lactosa sufran los mismos problemas que los otros, hay un salto lógico tan grande en ese razonamiento que creo que no tiene sentido ahondar mucho. Solo voy a mencionar que tanto el miedo a la leche como el miedo al gluten tienen algo en común, hay personas que de verdad sufren celiaquía o intolerancia a la lactosa pero esto no nos convierte en víctimas a todos.

'Tomar leche no es natural, no debemos tomarla’ ‘Somos el único mamífero que toma leche de otra especie'

Este ‘argumento’ hace uso de la falacia ya muchas veces mencionada en este blog, ‘apelación a la naturaleza’. Podríamos decir que tampoco es natural estar leyendo esto, ni comprar almendras para después remojarlas y hacer leche vegetal a través de una licuadora. Para ver más sobre las apelaciones a la naturaleza y el miedo a lo ‘artificial’ pueden visitar una entrada específica.

'La leche aumenta el riesgo de diabetes tipo 2'

La mayor parte de la evidencia científica muestra que esta afirmación carece[iv] de sustento[v], y hasta lo contrario parece ser más creíble[vi] (una relación inversa entre consumo de leche y diabetes tipo 2). Es interesante señalar igualmente que las dietas vegetarianas podrían servir para prevenir la diabetes, esto está mejor explicado en otro artículo sobre dieta vegetariana.

'La leche aumenta el riesgo de cáncer'

Buscando sobre la evidencia científica para descartar o sostener esta afirmación me di cuenta que hay poco consenso al respecto, muchos estudios avalando la relación entre consumo de leche y cáncer de próstata y otros descartando dicha relación. Por principio precautorio se emitió un informe en Harvard que habla sobre el cáncer de próstata y de ovarios relacionados con el consumo de leche, además del problema de las grasas saturadas, en este informe se recomiendan otras fuentes de calcio.[vii] Sobre el cáncer de próstata en específico recomiendo leer este artículo http://loquedicelacienciaparadelgazar.blogspot.com.ar/2013/01/leche-y-cancer-de-prostata-lo-que-dicen.html que analiza la mayor parte de la evidencia y concluye que todavía no hay conclusión clara(aunque parezca irónico).


'La leche causa mucosidad y asma'

La idea de que el consumo de leche causa mucosidad es infundada, los estudios realizados muestran que en personas resfriadas el consumo de leche no estuvo asociado a más mucosidad nasal[viii] y por otro lado estudios que toman en cuenta la percepción de las personas en la producción de mocos, encuentran cambios en esa percepción tanto con leche de vaca como con leche de soja. El aumento de asma en personas que consumen leche de vaca tampoco cuenta con evidencia clara, lo único que existe son algunos casos documentados en los cuales personas con alergia a la leche de vaca sufren al mismo tiempo de síntomas de asma.[ix]

'La leche contiene hormonas que afectan  nuestra salud'

La conocida hormona del crecimiento bovina, es una hormona que se suele producir de forma sintética(cuando es producida de forma sintética se llama hormona del crecimiento bovina recombinante) y que es administrada a las vacas vía inyección, lo que causa un aumento en la producción de leche. Hubo un debate hace algunos años (en los 90' más que nada) sobre la seguridad de esta hormona, hoy en día el debate esta prácticamente cerrado, la evidencia indica que la hormona no es biológicamente activa en humanos y no hay efectos adversos en el consumo de leche con esta hormona.[ixB] Lo mismo que se concluía en los 90[ixC]. Más allá de tener efectos adversos en humanos, la inyección de la hormona causa un incremento de mastitis (inflamación de ubres) en las vacas y como comenté en otro post, hay evidencia de que esto cause sufrimiento a las mismas.


Después de todo lo anterior uno podría pensar que estoy a favor del consumo de leche/lácteos, nada más lejos de la realidad, el verdadero problema puede encontrarse en el sufrimiento de los animales encerrados o en la poca eficiencia(en la producción de alimentos) de alimentar una vaca hasta la adultez para extraer leche.
Creo que es necesario entonces hacer algunos comentarios sobre el reemplazo de la leche.


Sobre el reemplazo de la leche con bebidas de origen vegetal


Hay ciertos veganos y gurúes dentro del movimiento que hablan sobre el fácil reemplazo de la leche de vaca con leche de almendras, avena, maní, etc. pero lo que no se está tomando en cuenta son los aportes nutricionales de cada una de estas bebidas, sino simplemente de la textura/color/facilidad de reemplazar en recetas. Si uno está buscando reemplazar la leche de vaca por algún alimento que contenga la misma cantidad de calcio, no debería fijarse si la leche de almendras es parecida tanto en gusto como en textura sino justamente revisar el aspecto nutricional, ya sea la cantidad de calcio como la cantidad de vitamina D (que ayuda a la absorción de calcio y es importante en personas que no consumen mucho calcio[x]). Primero que nada es importante remarcar que la pequeña diferencia de densidad mineral de los huesos entre veganos y no veganos no es clínicamente significativa.[xi]  Las recomendaciones de nutricionistas como Jack Norris[xii] incluyen comer hojas verdes, tomar algún vaso de leche fortificada, tofu fortificado o tomar un suplemento de 250-300 mg. Siempre que se pretenda reemplazar la leche lo ideal es mirar la información nutricional de la leche vegetal y no guiarse solamente por ser ‘parecida’.

Conclusión/aclaración

Una breve conclusión parece ser necesaria después de ver algunas inquietudes con el artículo original. Que quede claro que en ningún momento estoy defendiendo el consumo/demanda de productos lácteos, sino simplemente desmontando los mitos que MUCHOS naturistas repiten sobre la leche. Desde hace año he escuchado y debatido con muchos naturistas en ámbitos relacionados con el veganismo, y los mitos de la leche siempre aparecen algunas veces acompañados con hechos como por ejemplo los problemas de las grasas saturadas en los lácteos, pero la idea central de esta breve entrada es destruir mitos, no hablar sobre los perjuicios de la leche, y de esta forma alejar aún más al blog de esa gran parte del movimiento vegano que desinforma con tal de concretar objetivos a corto plazo.




[i] Fenton, T. R., Lyon, A. W., Eliasziw, M., Tough, S. C., & Hanley, D. A. (2009). Meta-Analysis of the Effect of the Acid-Ash Hypothesis of Osteoporosis on Calcium Balance. Journal of Bone and Mineral Research, 24(11), 1835–1840. http://doi.org/10.1359/jbmr.090515
[ii] Fenton, T. R., & Lyon, A. W. (2011). Milk and Acid-Base Balance: Proposed Hypothesis versus Scientific Evidence. Journal of the American College of Nutrition, 30(sup5), 471S–475S. http://doi.org/10.1080/07315724.2011.10719992
Fenton, T. R., Tough, S. C., Lyon, A. W., Eliasziw, M., & Hanley, D. A. (2011). Causal assessment of dietary acid load and bone disease: a systematic review & meta-analysis applying Hill’s epidemiologic criteria for causality. Nutrition Journal, 10(1), 41. http://doi.org/10.1186/1475-2891-10-41
[iii] http://www.nature.com/news/archaeology-the-milk-revolution-1.13471
[iv] Kratz, M., Baars, T., & Guyenet, S. (2013). The relationship between high-fat dairy consumption and obesity, cardiovascular, and metabolic disease. European Journal of Nutrition. http://doi.org/10.1007/s00394-012-0418-1
[v] Elwood, P. C., Pickering, J. E., Ian Givens, D., & Gallacher, J. E. (2010). The consumption of milk and dairy foods and the incidence of vascular disease and diabetes: An overview of the evidence. Lipids, 45(10), 925–939. http://doi.org/10.1007/s11745-010-3412-5
[vi] Tremblay, A., & Gilbert, J.-A. (2009). Milk Products, Insulin Resistance Syndrome and Type 2 Diabetes. Journal of the American College of Nutrition, 28(sup1), 91S–102S. http://doi.org/10.1080/07315724.2009.10719809
[vii] https://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/calcium-full-story/#calcium-from-milk
[viii] Pinnock, C. B., Graham, N. M., Mylvaganam, A., & Douglas, R. M. (1990). Relationship between milk intake and mucus production in adult volunteers challenged with rhinovirus-2. The American Review of Respiratory Disease, 141(2), 352–6. http://doi.org/10.1164/ajrccm/141.2.352
[ix] Wüthrich, B., Schmid, A., Walther, B., & Sieber, R. (2005). Milk Consumption Does Not Lead to Mucus Production or Occurrence of Asthma. Journal of the American College of Nutrition, 24(sup6), 547S–555S. http://doi.org/10.1080/07315724.2005.10719503
[ixB] Collier, R. J., & Bauman, D. E. (2014). Update on human health concerns of recombinant bovine somatotropin use in dairy cows. Journal of Animal Science, 92(4), 1800–1807. http://doi.org/10.2527/jas2013-7383 
"Report on the Food and Drug Administration's Review of the Safety of Recombinant Bovine Somatotropin" 2009 https://www.fda.gov/AnimalVeterinary/SafetyHealth/ProductSafetyInformation/ucm130321.htm
[ixC]Juskevich, J. C., & Guyer, C. G. (1990). Bovine growth hormone: human food safety evaluation. Science (New York, N.Y.), 249(4971), 875–884.
"Bovine Somatotropin". NIH State of the Science Statements. National Institutes of Health: https://consensus.nih.gov/1990/1990BovineSomatotropinta007html.htm
[x] Feskanich, D., Willett, W. C., & Colditz, G. A. (2003). Calcium, vitamin D, milk consumption, and hip fractures: a prospective study among postmenopausal women. The American Journal of Clinical Nutrition, 77(2), 504–11. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12540414
[xi] Ho-Pham, L. T., Nguyen, N. D., & Nguyen, T. V. (2009). Effect of vegetarian diets on bone mineral density: A Bayesian meta-analysis. American Journal of Clinical Nutrition, 90(4), 943–950. http://doi.org/10.3945/ajcn.2009.27521
[xii] Recomiendo enfáticamente su libro titulado ‘vegan for life’ donde hace recomendaciones basándose en la evidencia más sólida, puede conseguirse en pdf por internet, o si no lo encuentran pueden pedírmelo y se los envio.

sábado, 4 de febrero de 2017

Cómo el pensamiento mágico daña a los animales


La superstición además de retrasar los conocimientos de la humanidad y llevarnos a incontables problemas, también conlleva sufrimiento hacia otros seres sintientes no humanos, de esto último se trata el post.
A continuación hay algunos ejemplos de como el pensamiento mágico perjudica a los animales no humanos al menos en cierta medida.

Cuernos de rinocerontes


Existe, en China la popular creencia de que los cuernos de rinocerontes tienen propiedades medicinales como ‘la cura para el cáncer’, aunque obviamente no hay evidencia de eso. Existen personas que están dispuestas a pagar y personas que están dispuestas a cazar(específicamente en África aunque la mayor demanda provenga de China) y es una lástima que la evolución haya dotado a los rinocerontes de bellos cuernos (ya sea por la impresión que genera a la hora de buscar pareja como la utilidad que puede tener con arbustos y con adversarios) para que una pseudomedicina se imponga con descabelladas hipótesis dando por resultado un peligro para muchísimos rinocerontes
Algo similar sucede con los colmillos de los elefantes que son demandados en gran cantidad por chinos y una de las razones es por el uso en la medicina china y por la superstición de que trae buena suerte.
Y también con las vaquitas marinas, a las cuales las pescan ilegalmente por su vejiga natatoria (gracias de nuevo medicina tradicional china).


Medicina Kambó


Es un tipo de medicina ancestral que tiene sus orígenes en Brasil, aunque hoy en día es posible encontrar tratamientos por Argentina, Chile y otros países latinoamericanos. En la medicina kambó se utiliza el sudor de ranas(rana mono grande o phyllomedusa bicolor) para tratar todo tipo de problemas, que van desde la reducción del libido hasta problemas de presión arterial, asma y diabetes, con excusas de que el tratamiento, funciona para lo físico y lo mental, alineando los chakras. También hay casos donde se utiliza la sustancia de la rana como alucinógeno para fiestas
El problema de este tipo de tratamientos además de que está basado en falacias naturalistas y explicaciones místicas, no en evidencia,  es que promueve la captura y manipulación -probablemente dolorosa- de ranas. 

 
 Raspando la espalda de la rana para obtener el veneno utilizado en la medicina kambó.


Homeopatía y acupuntura en animales


La homeopatía no funciona, eso ya está totalmente claro en ámbitos académicos, después de saber eso cada uno puede hacer lo que quiera para tratarse a si mismo mientras no dañe a los demás, pero la homeopatía veterinaria es un invento tenebroso, ya que, someter a otros animales a tratamientos sin evidencia mientras estos no pueden acudir a otra alternativa ni expresar su consentimiento es moralmente inaceptable, los problemas de las mascotas deben ser tratados basándonos en el conocimiento científico actualizados.
Indignación es lo único que se puede sentir al ver personas tratando a sus perros con homeopatía para evitar que estos sufran los estruendos de la pirotecnia[i] o intentando curar a sus gatos de infecciones con preparados que nunca demostraron ser eficaces.

Lo mismo sucede con la acupuntura veterinaria, la acupuntura no funciona en humanos y tampoco funciona en animales no humanos. Estos tratamientos suponen un doble problema, la estafa al cliente que lleva a su mascota a un charlatán y el animal indefenso sometido a tratamientos con nula base científica.



Y aunque solo nombro la acupuntura y la homeopatía cualquier tipo de medicina pseudocientífica aplicada a animales es una consecuencia negativa más de la superstición.

Granjas de bilis


El bilis de los osos es considerado por la medicina tradicional china como remedio para tratar tanto la fiebre y convulsiones en niños como la conjuntivitis, hemorroides y todo tipo de dolores.[iB] Como es común con las medicinas alternativas en China el bilis de osos tiene gran popularidad aunque no se haya comprobado que sirva efectivamente para algo. Se estima que hay 20 mil osos en granjas de bilis en China,[iC] pero también existen granjas de osos en otras partes del mundo como en Corea del Sur y Vietnam donde aproximadamente hay 2000 osos en granjas ilegales.[ID]
Es sabido que los procedimientos a los cuales son sometidos los osos conllevan, stress y sufrimiento, y que los osos en las granjas comúnmente presentan comportamientos anormales como la auto lesión. Por otro lado al mantenerlos muchas veces en jaulas chicas se les atrofian los músculos [iE]La industria del Bilis no conoce de misericordia y aunque animales sintientes como los osos sean condenados a una vida de encierro y sufrimiento las ganancias fruto de la ignorancia justifican estas prácticas,


El miedo irracional hacia los transgénicos en la agricultura

 
Los transgénicos tienen ya varios años en el mercado, miles de estudios que los respaldan y una gran cantidad debeneficios, sin embargo todavía hay personas que se oponen a los mismos por creer que son nocivos para la salud. Este miedo hacia la tecnología conlleva a medidas innecesariamente rigurosas para aprobar organismos nuevos, como la gran cantidad de ensayos clínicos en animales no humanos.
Algunos[ii] estudios[iii] muestran que es innecesaria la prueba en animales, por ejemplo la review sistemática de Bartholomeus et all 2013 concluye que los estudios de toxicidad en animales utilizando alimentos integrales son innecesarios y científicamente injustificables.


Los transgénicos suelen estar testeados más de lo necesario, es por esta razón que grupos pro-gmo piden que se deje de sobreexperimentar en animales




Agricultura biodinámica


La agricultura biodinámica fue inventada por el sectario y embaucador de Rudolf Steiner, también creador de la pedagogía waldorf. Como todos los inventos de Steiner la agricultura biodinámica no contiene fundamentos legítimos, salieron de la cabeza del gurú y nada más. Si bien el daño que podría provocar la agricultura biodinámica hacia los demás animales es mínimo no deja de ser otro ejemplo de como las mentiras afectan a los seres sintientes.  

Entre los preparados que se utilizan, se encuentran algunos como flores de yarrow (Achillea millefolium) dentro de la vejiga de un ciervo, flores de cimarrona (Matricaria chamomilla) en el intestino delgado de una vaca, corteza de roble trozado metido dentro de cráneos de animales domésticos, flores de diente de león (Taraxacum officinale) dentro del peritoneo de una vaca, un cuerno lleno de estiércol[iv], otro cuerno pero esta vez rellenado con cuarzo[v], etc. Todos esos compuestos son enterrados y tienen diferentes funciones como por ejemplo la estimulación de la creación de humus, algunas de las explicaciones que da Steiner, es que los cuernos sirven de antenas para las fuerzas cósmicas, además de mezclar astrología con explicaciones raras, típicas de ideas basura. 

Hoy en día este tipo de agricultura subsiste por cuestiones de marketing pero no tiene cabida alguna en el ámbito académico por su basta cantidad de explicaciones místicas, se podría criticar la productividad y otros aspectos de esta práctica pero como no es objetivo de esta entrada me limito a dejar otro artículo relacionado.


Religiones:


Las religiones no merecen ningún respeto, a esta altura ya deberíamos saberlo. Promueven creencias estúpidas que en el pasado provocaron miles de muertes y hoy en día son palos en la rueda del progreso social y científico.

El festival Gadhamai en el cual se sacrificaban ciento de miles de animales para satisfacer dioses.

La Umbanda, por ejemplo amerita estar en esta lista ya que tiene ritos en los cuales sacrifican animales.

La caza de brujas fue promovida en el pasado por religiones y hoy en día no son las mujeres quienes sufren este tipo de superstición sino los búhos, por gente que cree que son brujas.
 
En India por otro lado hacen el festival de las luces (Diwali) donde se sacrifican a los búhos causando la desaparición de varias especies.   


Sacrificios de cabras y otros animales para el hinduismo (especificamente el shaktismo).

Sacrificio de cerdos para atraer suerte en el festival del pueblo Nem thuong de Vietnam, en el cual se rinde culto a la deidad ''Doan Thuong''.

Otras cuestiones

Una lista con otras supersticiones.
Cartílago de tiburón (el cual parece no servir para nada): https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/909.html

Conclusión


Si bien los problemas para los animales no humanos generados por la superstición en principio no son muy graves, es necesario desmontarlos por otros perjuicios,como podría ser la difusión del pensamiento mágico.
Un punto que no está en la lista pero es importante remarcar es la irracionalidad y forma de argumentar de las personas que no aceptan el hecho de que demandar productos de origen animal ocasiona más sufrimiento que no hacerlo, las emociones y la ignorancia hacen que personas instruidas en el pensamiento crítico cometan falacias e ignoren evidencia. Acá y Acá hay dos ejemplos, pero la mayoría de los casos se encuentran en la vida diaria de cualquier vegano que intente convencer a la gente, muchas veces se encontrará con personas reacias a razonar y que apelan a todo tipo de pseudoargumentos.
 
Finalmente aceptar las evidencias y avanzar en el progreso científico ayudará a los otros animales.


Los comentarios al igual que en cualquier post del blog están abiertos para recibir más ejemplos de como los animales son perjudicados por el pensamiento mágico, en lo posible que contengan algún link con una noticia o estudio relacionado.


[i] Tratamiento que obviamente no sirve
Cracknell, N. R., & Mills, D. S. (2008). A double-blind placebo-controlled study into the efficacy of a homeopathic remedy for fear of firework noises in the dog (Canis familiaris). Veterinary Journal, 177(1), 80–88. http://doi.org/10.1016/j.tvjl.2007.04.007
[IB] Feng, Y., Siu, K., Wang, N., Ng, K.-M., Tsao, S.-W., Nagamatsu, T., & Tong, Y. (2009). Bear bile: dilemma of traditional medicinal use and animal protection. Journal of Ethnobiology and Ethnomedicine, 5(1), 2. http://doi.org/10.1186/1746-4269-5-2
[iC] http://www.nytimes.com/2013/05/22/world/asia/chinese-bear-bile-farming-draws-charges-of-cruelty.html?pagewanted=1&_r=0
[iD] https://www.animalsasia.org/us/media/news/news-archive/anger-and-sorrow-as-13-more-bears-die-in-halong.html
[iE] Maas, B. (2000). The veterinary, behavioural and welfare implications of bear farming in Asia (Report). World Society for the Protection of Animals.http://wildpro.twycrosszoo.org/000ADOBES/Bears/D263WSPABearFarmingAsiaMaas.pdf
[ii] Bartholomaeus, A., Parrott, W., Bondy, G., & Walker, K. (2013). The use of whole food animal studies in the safety assessment of genetically modified crops: Limitations and recommendations. Critical Reviews in Toxicology, 43(sup2), 1–24. http://doi.org/10.3109/10408444.2013.842955
[iii] Kuiper, H. A., Kok, E. J., & Davies, H. V. (2013). New EU legislation for risk assessment of GM food: No scientific justification for mandatory animal feeding trials. Plant Biotechnology Journal. http://doi.org/10.1111/pbi.12091
[iv] Similar a la agricultura orgánica que suele permitir y recomendar el uso de estiércol y sangre en polvo. Para ver más sobre agricultura orgánica: http://veganismoracional.blogspot.com.ar/2015/07/alimentos-organicos.html
[v] Kirchmann, H. (1994). Biological dynamic farming - An occult form of alternative agriculture? Journal of Agricultural and Environmental Ethics, 7(2), 173–187. http://doi.org/10.1007/BF02349036

sábado, 3 de diciembre de 2016

Consenso sobre la dieta vegetariana estricta + estudios sobre beneficios de la reducción del consumo de carne.


En este post voy a mostrar la posibilidad de la dieta vegetariana estricta y además algunos beneficios en la salud de la reducción del consumo de carne.

Actualmente es posible una alimentación sin productos de origen animal para obtener todos los nutrientes (vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos gratos, etc.) y en cantidad suficiente como para estar saludable durante toda la vida. Así lo han declarado diversas organizaciones científicas de la nutrición:

-Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos [goo.gl/o8Mqga]

-Asociación de Dietistas de Canadá [http://goo.gl/FFBc9i]

-Asociación Dietética de Nueva Zelanda [http://goo.gl/4ATluF]

-Asociación Británica de Dietética [http://goo.gl/x7xe9L]

-Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas [http://goo.gl/iostZk]

-Sociedad Argentina de Nutrición [http://goo.gl/rwVpW5],

-Comité de Médicos para una Medicina Responsable [http://goo.gl/BiRqiV]

-Departamento de Agricultura de los Estados Unidos [http://goo.gl/rIyuI]

-Sociedad Pediátrica Canadiense [http://goo.gl/fD5noN]

-Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura [http://goo.gl/G6cB1R]

-Asociación dietética de Nueva Zelanda (deportes y ejercicio) [http://goo.gl/rTWY6]

-Asociación americana de diabetes [goo.gl/AzhnTb]

-Asociación americana del corazón [goo.gl/FyEkr6]

-Sociedad británica de nutrición [goo.gl/2CAMnC]

-Academia Americana de Pediatría [goo.gl/a4taVh]
 

Sin embargo todavía sobrevive el mito de que ciertos alimentos son indispensables mientras que la realidad es que ciertos nutrientes son indispensables. Gracias al conocimiento que tenemos los humanos sobre nutrición logramos identificar los nutrientes que son esenciales y a partir de eso logramos que haya gente la cual viva alimentándose por sondas. Y aunque todavía nos falte conocer aspectos sobre los nutrientes hoy por hoy podemos asegurar que una dieta vegetariana estricta es posible ya que la misma es capaz de proveer los nutrientes que necesitamos en conjunto con suplementos de vitamina b12.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
A continuación se van a detallar algunos estudios de beneficios sobre las dietas ovolactovegetarianas, dos aclaraciones:
NO todos los estudios son rigurosos ni me he tomado el tiempo de revisarlos por completo, y
NO todos los estudios hablan de lo mismo cuando se refieren a vegetarianos, algunos toman en cuenta el vegetarianismo estricto, otros el ovolactovegetarianismo, etc. pero lo que tienen en común es que hablan de una reducción del consumo de carne.
Quedan a disposición del lector para analizar y posteriormente tomarlos en cuenta o no.
Beneficios de la salud de las dietas vegetarianas:

Los siguientes estudios y comentarios provienen de ‘Vegetarianismo en el debate político’, libro escrito por Ezequiel Arrieta.


Un estudio realizado en el año 2009 encontró que las personas que seguían una dieta vegetariana tenían tasas menores de una serie de problemas de salud, como obesidad y sobrepeso,enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes tipo 2,algunos tipos de cáncer, cálculos biliares, cálculos renales,estreñimiento y diverticulosis[i]

Otro estudio mostró que los consumidores de carne tenían los IMC más elevados de una muestra de casi 21 mil personas, mientras que los vegetarianos estrictos tenía el IMC más bajo y dentro de los parámetros normales.[ii]

Un estudio que abarcó a unas 60 mil personas, encontró que la prevalencia de diabetes en los vegetarianos era casi un 30% menor respecto a los no vegetarianos, al mismo tiempo que se halló una relación positiva entre el consumo de carne y el riesgo de padecer diabetes tipo 2.[iii]

En el año 2006, después de revisar los datos de 87 estudios, Berkow y Barnard indicaron que una dieta vegetariana es altamente eficaz para la pérdida de peso. Su revisión sugiere que la pérdida de peso en los vegetarianos no depende del ejercicio y se produce a una tasa de aproximadamente 400 gramos por semana, debido a que los alimentos ingeridos presentan calorías que se queman más fácilmente en lugar de almacenarse como grasa.[iv]

Farmer y colegas, también sugirieron que las dietas vegetarianas pueden ser mejores para el control de peso, además notaron que los vegetarianos tienden a ser más delgados que las personas que consumen carne.[v]
Beneficios como una menor ingesta de grasas, mayor ingesta de fibra y menor densidad energética en las comidas, algunos alimentos, como los cereales integrales y los frutos secos[vi], se consumen con mayor frecuencia entre los vegetarianos y se han asociado de manera independiente con un menor riesgo de obesidad.[vii]

La evidencia disponible sugiere que una dieta vegetariana puede ayudar tanto a la prevención como al manejo de la hipertensión arterial.[viii]

El estudio EPIC-Oxford, encontró que las personas que no consumían carne tenían una menor prevalencia de hipertensión arterial y una menor presión arterial sistólica y diastólica comparados con quienes consumían carne; esto se pudo explicar en gran medida, por las diferencias en el índice de masa corporal.[ix] Esto también se sustenta en otros estudios.[x]

Algunos[xi] ensayos[xii] clínicos aleatorizados realizados hace varios años han demostrado que la adopción de una dieta vegetariana puede reducir la presión arterial en individuos normotensos e hipertensos.[xiii]
Las dietas vegetarianas ofrecen beneficios significativos para la prevención y el manejo de la diabetes mellitus tipo 2[xiv]. Varios estudios observacionales han demostrado una menor prevalencia de diabetes tipo 2 en vegetarianos que en no vegetarianos.[xv] Y mientras transcurre el tiempo siguen apareciendo estudios que indican lo mismo.[xvi]

Una revisión sistemática y meta-análisis de 12 estudios de cohortes, realizada recientemente, sugiere una asociación positiva entre el consumo de carne y la diabetes tipo 2. Los autores sugirieron que el consumo de 120 gramos/día de carne roja aumenta un 20% el riesgo de padecer diabetes y 50 gramos/día de carne procesada lo aumenta en un 57%.[xvii]

La evidencia más consistente de los beneficios para la salud de la dieta vegetariana es la reducción del riesgo de enfermedad coronaria y de muertes por la misma (cardiopatía isquémica). Numerosos estudios han demostrado este hecho desde hace varios años y el paso del tiempo no ha hecho más[xviii] que[xix] confirmarlo.[xx]

Un meta-análisis, encontró  que las personas vegetarianas presentaban un 30% menos de riesgo de muerte por cardiopatía isquémica que las no vegetarianas. Este menor riesgo de muerte se observó tanto en personas ovolácteo vegetarianas como en personas vegetarianas estrictas. La diferencia en el riesgo se mantuvo después de ajustar por IMC, hábito tabáquico y clase social, lo cual es importante porque el menor IMC observado comúnmente en las personas vegetarianas es un factor que podría ayudar a explicar el menor riesgo de enfermedad cardíaca en este grupo.[xxi]

Un reciente meta-análisis y revisión sistemática realizada por Huang y colegas, donde incluyeron un total de aproximadamente 124 mil personas de diferentes partes del mundo, concluyó que las personas vegetarianas tenían una mortalidad significativamente menor por enfermedades cardiovasculares que los no vegetarianos, exactamente un 29% menos.[xxii]

Algunas investigaciones sugieren que las personas vegetarianas poseen una tasa global de cáncer inferior a la población general y la esperanza de vida parece ser[xxiii] mayor.[xxiv]
 
El Estudio de Salud Adventista reveló que las personas no vegetarianas tenían un riesgo bastante mayor de padecer cáncer colorrectal y de próstata en comparación con las vegetarianas, pero no había diferencias significativas en los cánceres de pulmón, mama, útero o estómago tras ajustar por edad, sexo y tabaquismo[xxv]

El cáncer que presenta más evidencia de tener menor incidencia en la población vegetariana es, sin lugar a dudas, el cáncer colorrectal. Probablemente, el factor más determinante en este tipo de cáncer es el alto consumo de fibra por parte delos vegetarianos[xxvi] el menor IMC y grasa abdominal (importante factor de riesgo)[xxvii]

La carne posee una alta actividad cancerígena, especialmente cuando se la consume en grandes cantidades como lo ha demostrado el Estudio Prospectivo Europeo sobre Cáncer y Nutrición realizado recientemente.[xxviii]

Los vegetarianos no tienen más deficiencia de hierro que los no vegetarianos.[xxix]
Los vegetarianos tienden atener una menor incidencia de enfermedad diverticular que los no vegetarianos. Probablemente se deba al alto consumo de fibra dietaria mediante la incorporación de cereales integrales,verduras, frutas, legumbres y frutos secos.[xxx]

En un estudio de cohortes con 800 mujeres entre los 40 y los 69 años de edad, las no vegetarianas tenían más del doble de probabilidad de padecer cálculos biliares que las vegetarianas, incluso tras controlar por IMC y edad.[xxxi] Esto se puede deber a la baja incidencia de obesidad y sobrepeso en la población vegetariana así como el bajo consumo de grasa, los cuales constituyen factores de riesgo para padecer cálculos biliares, apoyan la idea de que la dieta vegetariana podría tener un factor protector ante esta patología.

Varios estudios han demostrado que las personas con artritis reumatoidea pueden beneficiarse adoptando una dieta vegetariana. Una revisión sistemática de estudios randomizados y con grupo control realizada recientemente, encontró un efecto clínicamente y estadísticamente significativo de la dieta vegetariana sobre la patología.[xxxii]

En una revisión se encontró que el consumo elevado de proteínas de origen animal pueden tener efectos adversos para las personas con problemas de enfermedad renal y que el reemplazo de la proteína animal por el de la proteína vegetal produce un efecto protector contra el desarrollo de proteinuria (proteína en orina) en pacientes con diabetes, además de indicar que la dieta vegetariana es adecuada para suplir las necesidades nutricionales de los pacientes con enfermedad renal crónica que frecuentemente tienen carencias de este nutriente.[xxxiii] También puede ayudar a mantener la homeostasis de fósforo.[xxxiv] Un estudio de individuos con diabetes tipo 2y macroalbuminuria (mucha proteína en orina), encontró que eliminando a la carne roja de la dieta y siguiendo una dieta vegetariana baja en proteínas, mejoraba la función renal y el perfil lipídico[xxxv].

Los vegetarianos suelen tener menor incidencia de constipación debido a un mayor consumo de fibra dietaria que los no vegetarianos.[xxxvi] El mismo estudio muestra que los vegetarianos tienen menor tasa de obesidad y sobrepeso, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovascualares, hipertensión y cáncer de colon. Además, una dieta vegetariana puede ayudar en otras patologías digestivas como estreñimiento y diverticulosis/diverticulitis.

Para ver más se puede consultar el libro de Ezequiel Arrieta.


[i] Lagiou, P., Talamini, R., Samoli, E., Lagiou, A., Ahrens, W., Pohlabeln, H., … Brennan, P. (2009). Diet and upper-aerodigestive tract cancer in Europe: The ARCAGE study. International Journal of Cancer, 124(11), 2671–2676. http://doi.org/10.1002/ijc.24246
[ii] Rosell, M., Appleby, P., Spencer, E., & Key, T. (2006). Weight gain over 5 years in 21,966 meat-eating, fish-eating, vegetarian, and vegan men and women in EPIC-Oxford. International Journal of Obesity (2005), 30, 1389–1396. http://doi.org/10.1038/sj.ijo.0803305
[iii] Tonstad, S., Butler, T., Yan, R., & Fraser, G. E. (2009). Type of vegetarian diet, body weight, and prevalence of type 2 diabetes. Diabetes Care, 32(5), 791–796. http://doi.org/10.2337/dc08-1886
[iv] Berkow, S. E., & Barnard, N. (2006). Vegetarian diets and weight status. Nutrition Reviews, 64(4), 175–88. http://doi.org/10.1301/nr.2006.apr.175–188
[v] Farmer, B., Larson, B. T., Fulgoni, V. L., Rainville, A. J., & Liepa, G. U. (2011). A Vegetarian Dietary Pattern as a Nutrient-Dense Approach to Weight Management: An Analysis of the National Health and Nutrition Examination Survey 1999-2004. Journal of the American Dietetic Association, 111(6), 819–827. http://doi.org/DOI 10.1016/j.jada.2011.03.012
[vi] Mattes, R. D. (2008). The energetics of nut consumption. Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition.
[vii] Gaesser, G. a. (2007). Carbohydrate quantity and quality in relation to body mass index. Journal of the American Dietetic Association, 107, 1768–1780. http://doi.org/10.1016/j.jada.2007.07.011
[viii] Berkow, S. E., & Barnard, N. D. (2005). Blood Pressure Regulation and Vegetarian Diets. Nutrition Reviews, 63(1), 1–8. http://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2005.tb00104.x
[ix] Appleby, P. N., Davey, G. K., & Key, T. J. (2002). Hypertension and blood pressure among meat eaters, fish eaters, vegetarians and vegans in EPIC-Oxford. Public Health Nutrition, 5(5), 645–54. http://doi.org/10.1079/PHN2002332
[x] Pettersen, B. J., Anousheh, R., Fan, J., Jaceldo-Siegl, K., & Fraser, G. E. (2012). Vegetarian diets and blood pressure among white subjects: results from the Adventist Health Study-2 (AHS-2). Public Health Nutrition, 15(10), 1909–1916. http://doi.org/10.1017/S1368980011003454
[xi] Margetts, B. M., Beilin, L. J., Vandongen, R., & Armstrong, B. K. (1986). Vegetarian diet in mild hypertension: a randomised controlled trial. British Medical Journal (Clinical Research Ed.), 293(6560), 1468–1471. http://doi.org/10.1136/bmj.293.6560.1468
[xii] Rouse, I. L., Beilin, L. J., Mahoney, D. P., Margetts, B. M., Armstrong, B. K., Record, S. J., … Barden, A. (1986). Nutrient intake, blood pressure, serum and urinary prostaglandins and serum thromboxane B2 in a controlled trial with a lacto-ovo-vegetarian diet. Journal of Hypertension, 4(2), 241–50. http://doi.org/10.1097/00004872-198604000-00016
[xiii] Rouse, I., Armstrong, B., Beilin, L., & Vandongen, R. (1983). BLOOD-PRESSURE-LOWERING EFFECT OF A VEGETARIAN DIET: CONTROLLED TRIAL IN NORMOTENSIVE SUBJECTS. The Lancet, 321(8314-8315), 5–10. http://doi.org/10.1016/S0140-6736(83)91557-X
[xiv] Fung, T. T., Schulze, M., Manson, J. E., Willett, W. C., & Hu, F. B. (2004). Dietary patterns, meat intake, and the risk of type 2 diabetes in women. Archives of Internal Medicine, 164(20), 2235–40. http://doi.org/10.1001/archinte.164.20.2235
[xv] Snowdon, D. A., & Phillips, R. L. (1985). Does a vegeterian diet reduce the occurrence of diabetes? American Journal of Public Health. http://doi.org/10.2105/AJPH.75.5.507
[xvi] Satija, A., Bhupathiraju, S. N., Rimm, E. B., Spiegelman, D., Chiuve, S. E., Borgi, L., … Hu, F. B. (2016). Plant-Based Dietary Patterns and Incidence of Type 2 Diabetes in US Men and Women: Results from Three Prospective Cohort Studies. PLoS Medicine, 13(6). http://doi.org/10.1371/journal.pmed.1002039
[xvii] Aune, D., Ursin, G., & Veier??d, M. B. (2009). Meat consumption and the risk of type 2 diabetes: A systematic review and meta-analysis of cohort studies. Diabetologia, 52(11), 2277–2287. http://doi.org/10.1007/s00125-009-1481-x
[xviii] Burr, M. L., & Butland, B. K. (1988). Heart disease in British vegetarians. American Journal of Clinical Nutrition, 48(3 SUPPL.), 830–832.
[xix] Chang-Claude, J., Hermann, S., Eilber, U., & Steindorf, K. (2005). Lifestyle determinants and mortality in German vegetarians and health-conscious persons: Results of a 21-year follow-up. Cancer Epidemiology Biomarkers and Prevention, 14(4), 963–968. http://doi.org/10.1158/1055-9965.EPI-04-0696
[xx] Phillips, R. L., Lemon, F. R., Beeson, W. L., & Kuzma, J. W. (1978). Coronary heart disease mortality among seventh-day adventists with differing dietary habits: a preliminary report. American Journal of Clinical Nutrition, 31(10 ,SUPPL.).
[xxi] Key, T. J., Fraser, G. E., Thorogood, M., Appleby, P. N., Beral, V., Reeves, G., … McPherson, K. (1998). Mortality in vegetarians and non-vegetarians: a collaborative analysis of 8300 deaths among 76,000 men and women in five prospective studies. Public Health Nutrition, 1(01), 33–41. http://doi.org/10.1079/PHN19980006
[xxii] Huang, T., Yang, B., Zheng, J., Li, G., Wahlqvist, M. L., & Li, D. (2012). Cardiovascular disease mortality and cancer incidence in vegetarians: a meta-analysis and systematic review. Annals of Nutrition & Metabolism, 60(4), 233–40. http://doi.org/10.1159/000337301
[xxiii] Key, T. J., Appleby, P. N., Spencer, E. A., Travis, R. C., Roddam, A. W., & Allen, N. E. (2009). Mortality in British vegetarians: results from the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC-Oxford). The American Journal of Clinical Nutrition, 89(5), 1613S–1619S. http://doi.org/10.3945/ajcn.2009.26736L
[xxiv] Fraser, G. E. (2009). Vegetarian diets: What do we know of their effects on common chronic diseases? In American Journal of Clinical Nutrition (Vol. 89). http://doi.org/10.3945/ajcn.2009.26736K
[xxv] Fraser, G. E. (1999). Associations between diet and cancer, ischemic heart disease, and all- cause mortality in non-Hispanic white California Seventh-day Adventists. In American Journal of Clinical Nutrition (Vol. 70).
[xxvi] Ben, Q., Sun, Y., Chai, R., Qian, A., Xu, B., & Yuan, Y. (2014). Dietary fiber intake reduces risk for colorectal adenoma: A meta-analysis. Gastroenterology, 146(3). http://doi.org/10.1053/j.gastro.2013.11.003
[xxvii] Hong, S., Cai, Q., Chen, D., Zhu, W., Huang, W., & Li, Z. (2012). Abdominal obesity and the risk of colorectal adenoma: a meta-analysis of observational studies. European Journal of Cancer Prevention : The Official Journal of the European Cancer Prevention Organisation (ECP), 21(6), 523–31. http://doi.org/10.1097/CEJ.0b013e328351c775
[xxviii] Rohrmann, S., Overvad, K., Bueno-de-Mesquita, H. B., Jakobsen, M. U., Egeberg, R., Tjonneland, A., … Linseisen, J. (2013). Meat consumption and mortality - results from the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition. BMC Medicine, 11(1), 63. http://doi.org/10.1186/1741-7015-11-63
[xxix] Posen, J. S. (2013). Iron and vegetarian diets. The Medical Journal of Australia, 199(4), S11–S16. http://doi.org/10.5694/mjao11.11494
[xxx] Nair, P., & Mayberry, J. F. (1994). Vegetarianism, dietary fibre and gastro-intestinal disease. Digestive Diseases, 12(3), 177–185. Retrieved from http://libaccess.mcmaster.ca/login?url=http://ovidsp.ovid.com/ovidweb.cgi?T=JS&CSC=Y&NEWS=N&PAGE=fulltext&D=med3&AN=7988064\nhttp://sfx.scholarsportal.info/mcmaster?sid=OVID:medline&id=pmid:7988064&id=doi:&issn=0257-2753&isbn=&volume=12&issue=3&spage=177&p
[xxxi] Pixley, F., Wilson, D., McPherson, K., & Mann, J. (1985). Effect of vegetarianism on development of gall stones in women. British Medical Journal (Clinical Research Ed.), 291(6487), 11–2. http://doi.org/10.1136/bmj.291.6487.11
[xxxii] Smedslund, G., Byfuglien, M. G., Olsen, S. U., & Hagen, K. B. (2010). Effectiveness and Safety of Dietary Interventions for Rheumatoid Arthritis: A Systematic Review of Randomized Controlled Trials. Journal of the American Dietetic Association, 110(5), 727–735. http://doi.org/10.1016/j.jada.2010.02.010
[xxxiii] Bernstein, A. M., Treyzon, L., & Li, Z. (2007). {A figure is presented}Are High-Protein, Vegetable-Based Diets Safe for Kidney Function? A Review of the Literature. Journal of the American Dietetic Association, 107(4), 644–650. http://doi.org/10.1016/j.jada.2007.01.002
[xxxiv] Moe, S. M., Zidehsarai, M. P., Chambers, M. A., Jackman, L. A., Radcliffe, J. S., Trevino, L. L., … Asplin, J. R. (2011). Vegetarian compared with meat dietary protein source and phosphorus homeostasis in chronic kidney disease. Clinical Journal of the American Society of Nephrology, 6(2), 257–264. http://doi.org/10.2215/CJN.05040610
[xxxv] De Mello, V. D. F., Zelmanovitz, T., Perassolo, M. S., Azevedo, M. J., & Gross, J. L. (2006). Withdrawal of red meat from the usual diet reduces albuminuria and improves serum fatty acid profile in type 2 diabetes patients with macroalbuminuria. American Journal of Clinical Nutrition, 83(5), 1032–1038.
[xxxvi] Craig, W. J., Mangels, A. R., & Ada. (2009). Position of the American Dietetic Association: Vegetarian Diets. Journal of the American Dietetic Association, 109(7), 1266–1282. http://doi.org/10.1016/j.jada.2009.05.027