sábado, 3 de diciembre de 2016

Consenso sobre la dieta vegetariana estricta + estudios sobre beneficios de la reducción del consumo de carne.


En este post voy a mostrar la posibilidad de la dieta vegetariana estricta y además algunos beneficios en la salud de la reducción del consumo de carne.

Actualmente es posible una alimentación sin productos de origen animal para obtener todos los nutrientes (vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos gratos, etc.) y en cantidad suficiente como para estar saludable durante toda la vida. Así lo han declarado diversas organizaciones científicas de la nutrición:

-Academia de Nutrición y Dietética de Estados Unidos [goo.gl/o8Mqga]

-Asociación de Dietistas de Canadá [http://goo.gl/FFBc9i]

-Asociación Dietética de Nueva Zelanda [http://goo.gl/4ATluF]

-Asociación Británica de Dietética [http://goo.gl/x7xe9L]

-Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas [http://goo.gl/iostZk]

-Sociedad Argentina de Nutrición [http://goo.gl/rwVpW5],

-Comité de Médicos para una Medicina Responsable [http://goo.gl/BiRqiV]

-Departamento de Agricultura de los Estados Unidos [http://goo.gl/rIyuI]

-Sociedad Pediátrica Canadiense [http://goo.gl/fD5noN]

-Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura [http://goo.gl/G6cB1R]

-Asociación dietética de Nueva Zelanda (deportes y ejercicio) [http://goo.gl/rTWY6]

-Asociación americana de diabetes [goo.gl/AzhnTb]

-Asociación americana del corazón [goo.gl/FyEkr6]

-Sociedad británica de nutrición [goo.gl/2CAMnC]

-Academia Americana de Pediatría [goo.gl/a4taVh]
 

Sin embargo todavía sobrevive el mito de que ciertos alimentos son indispensables mientras que la realidad es que ciertos nutrientes son indispensables. Gracias al conocimiento que tenemos los humanos sobre nutrición logramos identificar los nutrientes que son esenciales y a partir de eso logramos que haya gente la cual viva alimentándose por sondas. Y aunque todavía nos falte conocer aspectos sobre los nutrientes hoy por hoy podemos asegurar que una dieta vegetariana estricta es posible ya que la misma es capaz de proveer los nutrientes que necesitamos en conjunto con suplementos de vitamina b12.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------
A continuación se van a detallar algunos estudios de beneficios sobre las dietas ovolactovegetarianas, dos aclaraciones:
NO todos los estudios son rigurosos ni me he tomado el tiempo de revisarlos por completo, y
NO todos los estudios hablan de lo mismo cuando se refieren a vegetarianos, algunos toman en cuenta el vegetarianismo estricto, otros el ovolactovegetarianismo, etc. pero lo que tienen en común es que hablan de una reducción del consumo de carne.
Quedan a disposición del lector para analizar y posteriormente tomarlos en cuenta o no.
Beneficios de la salud de las dietas vegetarianas:

Los siguientes estudios y comentarios provienen de ‘Vegetarianismo en el debate político’, libro escrito por Ezequiel Arrieta.


Un estudio realizado en el año 2009 encontró que las personas que seguían una dieta vegetariana tenían tasas menores de una serie de problemas de salud, como obesidad y sobrepeso,enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes tipo 2,algunos tipos de cáncer, cálculos biliares, cálculos renales,estreñimiento y diverticulosis[i]

Otro estudio mostró que los consumidores de carne tenían los IMC más elevados de una muestra de casi 21 mil personas, mientras que los vegetarianos estrictos tenía el IMC más bajo y dentro de los parámetros normales.[ii]

Un estudio que abarcó a unas 60 mil personas, encontró que la prevalencia de diabetes en los vegetarianos era casi un 30% menor respecto a los no vegetarianos, al mismo tiempo que se halló una relación positiva entre el consumo de carne y el riesgo de padecer diabetes tipo 2.[iii]

En el año 2006, después de revisar los datos de 87 estudios, Berkow y Barnard indicaron que una dieta vegetariana es altamente eficaz para la pérdida de peso. Su revisión sugiere que la pérdida de peso en los vegetarianos no depende del ejercicio y se produce a una tasa de aproximadamente 400 gramos por semana, debido a que los alimentos ingeridos presentan calorías que se queman más fácilmente en lugar de almacenarse como grasa.[iv]

Farmer y colegas, también sugirieron que las dietas vegetarianas pueden ser mejores para el control de peso, además notaron que los vegetarianos tienden a ser más delgados que las personas que consumen carne.[v]
Beneficios como una menor ingesta de grasas, mayor ingesta de fibra y menor densidad energética en las comidas, algunos alimentos, como los cereales integrales y los frutos secos[vi], se consumen con mayor frecuencia entre los vegetarianos y se han asociado de manera independiente con un menor riesgo de obesidad.[vii]

La evidencia disponible sugiere que una dieta vegetariana puede ayudar tanto a la prevención como al manejo de la hipertensión arterial.[viii]

El estudio EPIC-Oxford, encontró que las personas que no consumían carne tenían una menor prevalencia de hipertensión arterial y una menor presión arterial sistólica y diastólica comparados con quienes consumían carne; esto se pudo explicar en gran medida, por las diferencias en el índice de masa corporal.[ix] Esto también se sustenta en otros estudios.[x]

Algunos[xi] ensayos[xii] clínicos aleatorizados realizados hace varios años han demostrado que la adopción de una dieta vegetariana puede reducir la presión arterial en individuos normotensos e hipertensos.[xiii]
Las dietas vegetarianas ofrecen beneficios significativos para la prevención y el manejo de la diabetes mellitus tipo 2[xiv]. Varios estudios observacionales han demostrado una menor prevalencia de diabetes tipo 2 en vegetarianos que en no vegetarianos.[xv] Y mientras transcurre el tiempo siguen apareciendo estudios que indican lo mismo.[xvi]

Una revisión sistemática y meta-análisis de 12 estudios de cohortes, realizada recientemente, sugiere una asociación positiva entre el consumo de carne y la diabetes tipo 2. Los autores sugirieron que el consumo de 120 gramos/día de carne roja aumenta un 20% el riesgo de padecer diabetes y 50 gramos/día de carne procesada lo aumenta en un 57%.[xvii]

La evidencia más consistente de los beneficios para la salud de la dieta vegetariana es la reducción del riesgo de enfermedad coronaria y de muertes por la misma (cardiopatía isquémica). Numerosos estudios han demostrado este hecho desde hace varios años y el paso del tiempo no ha hecho más[xviii] que[xix] confirmarlo.[xx]

Un meta-análisis, encontró  que las personas vegetarianas presentaban un 30% menos de riesgo de muerte por cardiopatía isquémica que las no vegetarianas. Este menor riesgo de muerte se observó tanto en personas ovolácteo vegetarianas como en personas vegetarianas estrictas. La diferencia en el riesgo se mantuvo después de ajustar por IMC, hábito tabáquico y clase social, lo cual es importante porque el menor IMC observado comúnmente en las personas vegetarianas es un factor que podría ayudar a explicar el menor riesgo de enfermedad cardíaca en este grupo.[xxi]

Un reciente meta-análisis y revisión sistemática realizada por Huang y colegas, donde incluyeron un total de aproximadamente 124 mil personas de diferentes partes del mundo, concluyó que las personas vegetarianas tenían una mortalidad significativamente menor por enfermedades cardiovasculares que los no vegetarianos, exactamente un 29% menos.[xxii]

Algunas investigaciones sugieren que las personas vegetarianas poseen una tasa global de cáncer inferior a la población general y la esperanza de vida parece ser[xxiii] mayor.[xxiv]
 
El Estudio de Salud Adventista reveló que las personas no vegetarianas tenían un riesgo bastante mayor de padecer cáncer colorrectal y de próstata en comparación con las vegetarianas, pero no había diferencias significativas en los cánceres de pulmón, mama, útero o estómago tras ajustar por edad, sexo y tabaquismo[xxv]

El cáncer que presenta más evidencia de tener menor incidencia en la población vegetariana es, sin lugar a dudas, el cáncer colorrectal. Probablemente, el factor más determinante en este tipo de cáncer es el alto consumo de fibra por parte delos vegetarianos[xxvi] el menor IMC y grasa abdominal (importante factor de riesgo)[xxvii]

La carne posee una alta actividad cancerígena, especialmente cuando se la consume en grandes cantidades como lo ha demostrado el Estudio Prospectivo Europeo sobre Cáncer y Nutrición realizado recientemente.[xxviii]

Los vegetarianos no tienen más deficiencia de hierro que los no vegetarianos.[xxix]
Los vegetarianos tienden atener una menor incidencia de enfermedad diverticular que los no vegetarianos. Probablemente se deba al alto consumo de fibra dietaria mediante la incorporación de cereales integrales,verduras, frutas, legumbres y frutos secos.[xxx]

En un estudio de cohortes con 800 mujeres entre los 40 y los 69 años de edad, las no vegetarianas tenían más del doble de probabilidad de padecer cálculos biliares que las vegetarianas, incluso tras controlar por IMC y edad.[xxxi] Esto se puede deber a la baja incidencia de obesidad y sobrepeso en la población vegetariana así como el bajo consumo de grasa, los cuales constituyen factores de riesgo para padecer cálculos biliares, apoyan la idea de que la dieta vegetariana podría tener un factor protector ante esta patología.

Varios estudios han demostrado que las personas con artritis reumatoidea pueden beneficiarse adoptando una dieta vegetariana. Una revisión sistemática de estudios randomizados y con grupo control realizada recientemente, encontró un efecto clínicamente y estadísticamente significativo de la dieta vegetariana sobre la patología.[xxxii]

En una revisión se encontró que el consumo elevado de proteínas de origen animal pueden tener efectos adversos para las personas con problemas de enfermedad renal y que el reemplazo de la proteína animal por el de la proteína vegetal produce un efecto protector contra el desarrollo de proteinuria (proteína en orina) en pacientes con diabetes, además de indicar que la dieta vegetariana es adecuada para suplir las necesidades nutricionales de los pacientes con enfermedad renal crónica que frecuentemente tienen carencias de este nutriente.[xxxiii] También puede ayudar a mantener la homeostasis de fósforo.[xxxiv] Un estudio de individuos con diabetes tipo 2y macroalbuminuria (mucha proteína en orina), encontró que eliminando a la carne roja de la dieta y siguiendo una dieta vegetariana baja en proteínas, mejoraba la función renal y el perfil lipídico[xxxv].

Los vegetarianos suelen tener menor incidencia de constipación debido a un mayor consumo de fibra dietaria que los no vegetarianos.[xxxvi] El mismo estudio muestra que los vegetarianos tienen menor tasa de obesidad y sobrepeso, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovascualares, hipertensión y cáncer de colon. Además, una dieta vegetariana puede ayudar en otras patologías digestivas como estreñimiento y diverticulosis/diverticulitis.

Para ver más se puede consultar el libro de Ezequiel Arrieta.


[i] Lagiou, P., Talamini, R., Samoli, E., Lagiou, A., Ahrens, W., Pohlabeln, H., … Brennan, P. (2009). Diet and upper-aerodigestive tract cancer in Europe: The ARCAGE study. International Journal of Cancer, 124(11), 2671–2676. http://doi.org/10.1002/ijc.24246
[ii] Rosell, M., Appleby, P., Spencer, E., & Key, T. (2006). Weight gain over 5 years in 21,966 meat-eating, fish-eating, vegetarian, and vegan men and women in EPIC-Oxford. International Journal of Obesity (2005), 30, 1389–1396. http://doi.org/10.1038/sj.ijo.0803305
[iii] Tonstad, S., Butler, T., Yan, R., & Fraser, G. E. (2009). Type of vegetarian diet, body weight, and prevalence of type 2 diabetes. Diabetes Care, 32(5), 791–796. http://doi.org/10.2337/dc08-1886
[iv] Berkow, S. E., & Barnard, N. (2006). Vegetarian diets and weight status. Nutrition Reviews, 64(4), 175–88. http://doi.org/10.1301/nr.2006.apr.175–188
[v] Farmer, B., Larson, B. T., Fulgoni, V. L., Rainville, A. J., & Liepa, G. U. (2011). A Vegetarian Dietary Pattern as a Nutrient-Dense Approach to Weight Management: An Analysis of the National Health and Nutrition Examination Survey 1999-2004. Journal of the American Dietetic Association, 111(6), 819–827. http://doi.org/DOI 10.1016/j.jada.2011.03.012
[vi] Mattes, R. D. (2008). The energetics of nut consumption. Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition.
[vii] Gaesser, G. a. (2007). Carbohydrate quantity and quality in relation to body mass index. Journal of the American Dietetic Association, 107, 1768–1780. http://doi.org/10.1016/j.jada.2007.07.011
[viii] Berkow, S. E., & Barnard, N. D. (2005). Blood Pressure Regulation and Vegetarian Diets. Nutrition Reviews, 63(1), 1–8. http://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2005.tb00104.x
[ix] Appleby, P. N., Davey, G. K., & Key, T. J. (2002). Hypertension and blood pressure among meat eaters, fish eaters, vegetarians and vegans in EPIC-Oxford. Public Health Nutrition, 5(5), 645–54. http://doi.org/10.1079/PHN2002332
[x] Pettersen, B. J., Anousheh, R., Fan, J., Jaceldo-Siegl, K., & Fraser, G. E. (2012). Vegetarian diets and blood pressure among white subjects: results from the Adventist Health Study-2 (AHS-2). Public Health Nutrition, 15(10), 1909–1916. http://doi.org/10.1017/S1368980011003454
[xi] Margetts, B. M., Beilin, L. J., Vandongen, R., & Armstrong, B. K. (1986). Vegetarian diet in mild hypertension: a randomised controlled trial. British Medical Journal (Clinical Research Ed.), 293(6560), 1468–1471. http://doi.org/10.1136/bmj.293.6560.1468
[xii] Rouse, I. L., Beilin, L. J., Mahoney, D. P., Margetts, B. M., Armstrong, B. K., Record, S. J., … Barden, A. (1986). Nutrient intake, blood pressure, serum and urinary prostaglandins and serum thromboxane B2 in a controlled trial with a lacto-ovo-vegetarian diet. Journal of Hypertension, 4(2), 241–50. http://doi.org/10.1097/00004872-198604000-00016
[xiii] Rouse, I., Armstrong, B., Beilin, L., & Vandongen, R. (1983). BLOOD-PRESSURE-LOWERING EFFECT OF A VEGETARIAN DIET: CONTROLLED TRIAL IN NORMOTENSIVE SUBJECTS. The Lancet, 321(8314-8315), 5–10. http://doi.org/10.1016/S0140-6736(83)91557-X
[xiv] Fung, T. T., Schulze, M., Manson, J. E., Willett, W. C., & Hu, F. B. (2004). Dietary patterns, meat intake, and the risk of type 2 diabetes in women. Archives of Internal Medicine, 164(20), 2235–40. http://doi.org/10.1001/archinte.164.20.2235
[xv] Snowdon, D. A., & Phillips, R. L. (1985). Does a vegeterian diet reduce the occurrence of diabetes? American Journal of Public Health. http://doi.org/10.2105/AJPH.75.5.507
[xvi] Satija, A., Bhupathiraju, S. N., Rimm, E. B., Spiegelman, D., Chiuve, S. E., Borgi, L., … Hu, F. B. (2016). Plant-Based Dietary Patterns and Incidence of Type 2 Diabetes in US Men and Women: Results from Three Prospective Cohort Studies. PLoS Medicine, 13(6). http://doi.org/10.1371/journal.pmed.1002039
[xvii] Aune, D., Ursin, G., & Veier??d, M. B. (2009). Meat consumption and the risk of type 2 diabetes: A systematic review and meta-analysis of cohort studies. Diabetologia, 52(11), 2277–2287. http://doi.org/10.1007/s00125-009-1481-x
[xviii] Burr, M. L., & Butland, B. K. (1988). Heart disease in British vegetarians. American Journal of Clinical Nutrition, 48(3 SUPPL.), 830–832.
[xix] Chang-Claude, J., Hermann, S., Eilber, U., & Steindorf, K. (2005). Lifestyle determinants and mortality in German vegetarians and health-conscious persons: Results of a 21-year follow-up. Cancer Epidemiology Biomarkers and Prevention, 14(4), 963–968. http://doi.org/10.1158/1055-9965.EPI-04-0696
[xx] Phillips, R. L., Lemon, F. R., Beeson, W. L., & Kuzma, J. W. (1978). Coronary heart disease mortality among seventh-day adventists with differing dietary habits: a preliminary report. American Journal of Clinical Nutrition, 31(10 ,SUPPL.).
[xxi] Key, T. J., Fraser, G. E., Thorogood, M., Appleby, P. N., Beral, V., Reeves, G., … McPherson, K. (1998). Mortality in vegetarians and non-vegetarians: a collaborative analysis of 8300 deaths among 76,000 men and women in five prospective studies. Public Health Nutrition, 1(01), 33–41. http://doi.org/10.1079/PHN19980006
[xxii] Huang, T., Yang, B., Zheng, J., Li, G., Wahlqvist, M. L., & Li, D. (2012). Cardiovascular disease mortality and cancer incidence in vegetarians: a meta-analysis and systematic review. Annals of Nutrition & Metabolism, 60(4), 233–40. http://doi.org/10.1159/000337301
[xxiii] Key, T. J., Appleby, P. N., Spencer, E. A., Travis, R. C., Roddam, A. W., & Allen, N. E. (2009). Mortality in British vegetarians: results from the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition (EPIC-Oxford). The American Journal of Clinical Nutrition, 89(5), 1613S–1619S. http://doi.org/10.3945/ajcn.2009.26736L
[xxiv] Fraser, G. E. (2009). Vegetarian diets: What do we know of their effects on common chronic diseases? In American Journal of Clinical Nutrition (Vol. 89). http://doi.org/10.3945/ajcn.2009.26736K
[xxv] Fraser, G. E. (1999). Associations between diet and cancer, ischemic heart disease, and all- cause mortality in non-Hispanic white California Seventh-day Adventists. In American Journal of Clinical Nutrition (Vol. 70).
[xxvi] Ben, Q., Sun, Y., Chai, R., Qian, A., Xu, B., & Yuan, Y. (2014). Dietary fiber intake reduces risk for colorectal adenoma: A meta-analysis. Gastroenterology, 146(3). http://doi.org/10.1053/j.gastro.2013.11.003
[xxvii] Hong, S., Cai, Q., Chen, D., Zhu, W., Huang, W., & Li, Z. (2012). Abdominal obesity and the risk of colorectal adenoma: a meta-analysis of observational studies. European Journal of Cancer Prevention : The Official Journal of the European Cancer Prevention Organisation (ECP), 21(6), 523–31. http://doi.org/10.1097/CEJ.0b013e328351c775
[xxviii] Rohrmann, S., Overvad, K., Bueno-de-Mesquita, H. B., Jakobsen, M. U., Egeberg, R., Tjonneland, A., … Linseisen, J. (2013). Meat consumption and mortality - results from the European Prospective Investigation into Cancer and Nutrition. BMC Medicine, 11(1), 63. http://doi.org/10.1186/1741-7015-11-63
[xxix] Posen, J. S. (2013). Iron and vegetarian diets. The Medical Journal of Australia, 199(4), S11–S16. http://doi.org/10.5694/mjao11.11494
[xxx] Nair, P., & Mayberry, J. F. (1994). Vegetarianism, dietary fibre and gastro-intestinal disease. Digestive Diseases, 12(3), 177–185. Retrieved from http://libaccess.mcmaster.ca/login?url=http://ovidsp.ovid.com/ovidweb.cgi?T=JS&CSC=Y&NEWS=N&PAGE=fulltext&D=med3&AN=7988064\nhttp://sfx.scholarsportal.info/mcmaster?sid=OVID:medline&id=pmid:7988064&id=doi:&issn=0257-2753&isbn=&volume=12&issue=3&spage=177&p
[xxxi] Pixley, F., Wilson, D., McPherson, K., & Mann, J. (1985). Effect of vegetarianism on development of gall stones in women. British Medical Journal (Clinical Research Ed.), 291(6487), 11–2. http://doi.org/10.1136/bmj.291.6487.11
[xxxii] Smedslund, G., Byfuglien, M. G., Olsen, S. U., & Hagen, K. B. (2010). Effectiveness and Safety of Dietary Interventions for Rheumatoid Arthritis: A Systematic Review of Randomized Controlled Trials. Journal of the American Dietetic Association, 110(5), 727–735. http://doi.org/10.1016/j.jada.2010.02.010
[xxxiii] Bernstein, A. M., Treyzon, L., & Li, Z. (2007). {A figure is presented}Are High-Protein, Vegetable-Based Diets Safe for Kidney Function? A Review of the Literature. Journal of the American Dietetic Association, 107(4), 644–650. http://doi.org/10.1016/j.jada.2007.01.002
[xxxiv] Moe, S. M., Zidehsarai, M. P., Chambers, M. A., Jackman, L. A., Radcliffe, J. S., Trevino, L. L., … Asplin, J. R. (2011). Vegetarian compared with meat dietary protein source and phosphorus homeostasis in chronic kidney disease. Clinical Journal of the American Society of Nephrology, 6(2), 257–264. http://doi.org/10.2215/CJN.05040610
[xxxv] De Mello, V. D. F., Zelmanovitz, T., Perassolo, M. S., Azevedo, M. J., & Gross, J. L. (2006). Withdrawal of red meat from the usual diet reduces albuminuria and improves serum fatty acid profile in type 2 diabetes patients with macroalbuminuria. American Journal of Clinical Nutrition, 83(5), 1032–1038.
[xxxvi] Craig, W. J., Mangels, A. R., & Ada. (2009). Position of the American Dietetic Association: Vegetarian Diets. Journal of the American Dietetic Association, 109(7), 1266–1282. http://doi.org/10.1016/j.jada.2009.05.027

4 comentarios:

  1. Hola Juan. Buena recopilación. Escuche a alguien que dice que necesitamos grasa saturada y LDL y esto es a través del consumo de pescado ¿es cierto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general las grasas saturadas (que son las que elevan el colesterol ldl) son las que se recomienda evitar por ocasionar problemas de salud: https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000104.htm
      Sin embargo el aceite de palma y el aceite de coco tienen grasas saturadas como otros alimentos de origen vegetal: https://en.wikipedia.org/wiki/Fatty_acid#Fatty_acids_in_dietary_fats

      Lo que sí es cierto es que los niveles de omega 3 en los veganos puede ser bajo por eso algunos nutricionistas como jack norris recomiendan suplementos de omega 3 (los cuales pueden estar hechos de aceite de chia).

      Eliminar
    2. Pero la grasa saturada, por ende colesterol LDL ¿no se debe consumir aunque sea en cantidades ínfimas? Agradecería tu respuesta

      Eliminar
    3. Tengo entendido que no, ya que en todas las recomendaicones médicas siempre se habla de mantenerlo lo más bajo posible.

      Si vas a las herramientas que calculan la mínima ingesta de nutrientes por día(por ejemplo: https://nutritiondata.self.com/tools/calories-burned), lo que se encuentra son los ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6.

      Eliminar